Conservadores de leche

Todas las etapas de la maternidad son muy lindas, aunque con sus necesidades particulares para cada momento del desarrollo del bebé.  Aunque te sientas abrumada, recuerda que tu pequeño bebé necesitará de ti por un periodo de tiempo variable, antes de que se independice y empiece a hacer algunas cosas por sí mismo.

Mostrando todos los resultados 2

Añadido a tus favoritosEliminado de tus favoritos 0
Biberón 120 ML Color azul
Añadido a tus favoritosEliminado de tus favoritos 0
14,90 
Añadido a tus favoritosEliminado de tus favoritos 0
Bolsa conservadora de leche 50 unidades 220 ml
Añadido a tus favoritosEliminado de tus favoritos 0
14,95 

En este sentido, cuando te inicias en el periodo de maternidad, el cuidado en la alimentación de tu bebé es básico, más aún si deseas dar a tu bebé leche materna, pero tienes que dejar a tu bebé al cuidado de otra persona.

Es en ese momento, que te das cuenta que necesitas aprender un método para conservar la leche materna en buen estado, y por ello, necesitarás usar recipientes especiales que te sirvan para guardar dicha leche.

Importancia de la leche materna

Antes que nada, debes saber que los profesionales de la salud recomiendan la lactancia materna exclusiva durante los primeros seis meses de vida, debido a que su composición nutricional especializada es justo lo que necesita el bebé para crecer y desarrollarse saludablemente.

Así que, si optas por esta opción, es importante que sepas cómo conservar la leche que extraes para garantizar que cuando se la vayas a dar a tu bebé, no presente ningún problema que pueda causar alguna afección de salud a tu pequeño.

¿Cómo escoger un conservador de leche?

A continuación, te hablaremos un poco sobre las características que debe tener un conservador de leche materna. Toma en cuenta que, los materiales más usados para fabricar conservadores de leche son el vidrio y el plástico, que presentan las siguientes ventajas:

  • El vidrio es el material inerte por excelencia para ser usado como conservador de leche, además es totalmente impermeable a agentes externos que puedan contaminar la leche, así como también presenta la disposición de ser reutilizado infinitas veces, por su facilidad de ser esterilizado.

Si optas por vidrio, busca que el envase presente tapa de plástico, nunca metálica, para que la composición de la leche extraída no se contamine.

  • Por su parte, los envases plásticos y las bolsas herméticas presentan mayor flexibilidad, al momento de ser transportadas de un lugar a otro, pesan menos y por su disposición, pueden ocupar menos espacio. No obstante, conservadores como las bolsas suelen ser desechables en su mayoría, lo que implica mayores costos económicos y mayor impacto ambiental.

Asimismo, los conservadores plásticos pueden retener sustancias del producto o liberar parte de las sustancias que lo componen. Claro que, con una temperatura de 5º C, la interacción del envase con el producto es mínima, pero se pueden potenciar durante el calentamiento, lo cual afectaría la composición de la leche.

  • De boca ancha para que sean fáciles de limpiar y con cierre hermético.
  • Cualquiera que sea la opción de material que escojas, asegúrate que el envase tenga el símbolo de uso alimentario y sea libre de BPA (bisfenol A), o que en su defecto presente un sello de aprobación por parte de la Comunidad Europea.
  • Evita a toda costa los envases para análisis clínicos y guardar directamente en el biberón la leche extraída.

¿Por qué usar conservadores de leche?

La respuesta es muy sencilla, existen muchas circunstancias para recurrir a la conservación de la leche materna, situaciones en las cuales la madre no podrá amamantar directamente a su bebé.

Como, por ejemplo, cuándo la madre tiene que atender pendientes fuera de casa y no puede llevar al bebé, también en el caso que la madre ha regresado a trabajar, si la madre ha tenido que llevar al bebé a la guardería, o en algún caso delicado de salud del bebé, en el cual queda hospitalizado.

¿Cómo conservar y almacenar la leche materna adecuadamente?

Para conservar y almacenar la leche materna, sigue las siguientes recomendaciones:

  • Lávate muy bien las manos antes de cada extracción.
  • Recolecta la leche inmediatamente después de la extracción, dentro de un recipiente con tapa hermética, en la nevera o en el congelador, para que no se contamine.
  • Usa la leche en la misma forma que la extrajiste, es decir, usa primero la que extrajiste primero. Para ello, etiqueta los envases con cantidad, fecha y hora de extracción, y así te aseguras de no equivocarte.
  • Almacena la leche materna en cantidades pequeñas, puedes medirlas y dependiendo de lo que consume tu bebé, decidir guardar la cantidad de onzas que tu bebé suele consumir.
  • Si estás fuera de casa, consérvala dentro de una bolsa o lonchera térmica junto con hielo o gel frío, podrás transportarla hasta un refrigerador evitando cambios bruscos de temperatura.
  • También puedes congelar o refrigerar, si no la vas a usar de inmediato. En el caso de refrigerarla, puede durar hasta 24 horas, mientras que en el caso de congelarla puede durar hasta 1 mes. En ambos casos se almacenará hasta atrás, nunca en la puerta.

Cosas que NO debes hacer para conservar la leche materna

  • Calentar la leche en el microondas o a fuego directo.
  • Congelar, descongelar y volver a congelar.
  • Calentar y volver a guardar.
  • Mezclar la leche con agua, manzanilla, aceite, azúcar, miel o algún otro endulzante.
  • Almacenar sobras.
  • Dejar la leche a temperatura ambiente a menos que esté dentro de una bolsa, caja o lonchera térmica, por un máximo de 3 horas o tendrás que desecharla.

¿Cómo usar la leche materna?

Para usar la leche correctamente, realiza lo siguiente:

  • Calienta la leche a baño maría, la temperatura debe ser templada o temperatura ambiente, para evitar que tu bebé se queme.
  • Para utilizar la leche congelada, ésta debe ser descongelada lentamente, cambiándola del congelador al refrigerador la noche anterior. Luego de todo este proceso, debe ser usada dentro de las próximas 24 horas.
  • Cuando se congela la leche la grasa se separa y se homogeniza al descongelarla, por lo tanto, se debe agitar suavemente.

¿Dónde comprar conservadores de leche?

Muy fácil, con solo acceder a www.bodaclick.com podrás escoger en el catálogo de nuestra tienda online, algún tipo de conservador de leche, como, por ejemplo, bolsas de leche. Para escogerlo, toma en cuenta la información que acabas de leer y decídete por el artículo con mejores características y que se adapte a tus necesidades.

0