Polvos de talco

Los padres siempre preocupados por la higiene del bebé, actualmente cuentan con diferentes productos para realizar los cuidados de los pequeños de la casa, entre los cuales existen unos cuantos productos que se vienen usando desde hace muchísimos años, como es el caso del polvo de talco.

No se encontraron productos que concuerden con la selección.

A continuación, te diremos todo lo que necesitas conocer sobre los polvos de talco.

¿Qué es el polvo de talco?

El polvo de talco, también conocido comúnmente por el nombre de polvo para bebés, está hecho de silicato de magnesio (talco) que suele estar compuesto por magnesio, silicio, oxígeno e hidrógeno, el cual fue presentado como producto cosmético desde hace más de 100 años.

Cabe destacar que, en su forma natural, el talco contiene una sustancia tóxica llamada amianto que, de acuerdo con varias investigaciones, podría incidir en la aparición de diferentes tipos de cáncer. Es por ello que, desde el año 1970, en Estados Unidos los polvos de talco están libres de amianto, gracias a las normas y regulaciones federales.

Debido a esta polémica, actualmente se consiguen “talcos de origen vegetal”, es decir, de fécula de maíz o maicena, que por ser naturales son más seguros. Antes de hacer tu compra puedes leer la composición del producto y asegurarte de usar talco del tipo vegetal, y si compras del tipo mineral, úsalo para los pies, no para las zonas íntimas, sobre todo en las niñas.

¿Para qué se usa el polvo de talco?

El polvo de talco se usa para absorber el exceso de humedad, manteniendo la piel seca y libre de erupciones. Por esta propiedad del talco, muchas mujeres consideran que es un buen producto para la higiene de las partes íntimas porque cumplen la función de mantener seca el área y ayudar a eliminar olores.

¿Cómo puedo proteger la delicada piel de mi bebé?

Si se habla de cambio de pañal es la actividad más importante en la higiene diaria de los bebés. Es crucial mantener la colita del pequeño limpia y seca para que no surjan problemas cutáneos, como sarpullidos, irritación o dermatitis.

La frecuencia de cambio de pañal del bebé es crucial para garantizar que la colita del bebé este siempre seca y no esté en contacto con sus orines y/o heces más del tiempo necesario. También puedes dejar a tu bebé sin pañal durante algunos periodos para propiciar que la piel del bebé “respire”.

Para ello, puedes usar polvo a base de fécula de maíz, aunque ya esta práctica se ha descontinuado, por el efecto que el mal uso de este producto puede ocasionar; esto ha permitido optar por cremas a base de óxido de zinc, ideales para mejorar la irritación en la piel del bebé porque aíslan la piel del contacto con las heces y evitar de ese modo que la piel sufra.

La transición del uso del talco para el área del pañal por otros productos, también se ha dado luego de demostrar mediante estudios, que los polvos de talco pueden resecar la piel del bebé, más de lo necesario, impidiéndole respirar por los poros, además si existen erosiones en la piel, podrían producirse granulomas por cuerpo extraño, que aumentan el grado de lesión en la piel. Adicionalmente, se puede presentar el riesgo de ingesta accidental.

Cabe mencionar que, el talco húmedo podría formar una masa que favorece el crecimiento y formación de bacterias y hongos, en zonas como los pliegues en la piel del bebé y el área de pañal, por eso también se ha dejado de recomendar los polvos de talco.

Si te pasa que ves la zona del pañal muy irritada y la afección no mejora luego de varios días, no dudes en consultar a tu pediatra para que examine a tu bebé y te recomiende un tratamiento adecuado.

Luego de conocer toda esta información, ya puedes decidir sobre que producto escoger para cuidar la higiene de tu bebé.

Consejos útiles

No hay nada mejor que el baño diario para los bebés, y en las épocas de calor, se puede incluso hacer un par de baños al día; uno de ellos con jabón de bebé y otro simplemente con agua para refrescar, esto favorecerá una colita de bebé sana.

Después de reunir los resultados de varias investigaciones de todo el mundo, con relación al uso de polvo de talco, muchas entidades de salud e incluso marcas de talco han decidido advertir sobre el uso de este producto.

La Academia Americana de Pediatría ya no recomienda el uso de talco para bebés para el tratamiento y prevención de la dermatitis de pañal. Esta decisión fue tomada después de conocer que el talco puede producir daños en los pulmones del bebé y serios problemas respiratorios.

0