Crema de sol y leche solar

La protección de la piel es muy importante, más aún durante los últimos años en los que los rayos del sol y su radiación están cada vez más fuertes.

No se encontraron productos que concuerden con la selección.

En este sentido, la piel de los niños es mucho más delicada porque es muy delgada y aún no está totalmente desarrollada para resistir los fuertes rayos del sol. Además, los mecanismos de regeneración de la piel aún no funcionan correctamente y no producen la suficiente para protegerse de las quemaduras.

Para ello, debes conocer los productos como la crema de sol para bebé, que minimizan los riesgos de la exposición solar inadecuada, durante los primeros meses de vida.

¿Qué es una crema de sol para bebé?

La crema de sol, también conocida como protector o bloqueador solar consiste en una crema fotoprotectora, cuya composición crea una barrera para el paso de los rayos solares que pueden afectar la delicada piel del bebé.

¿Cómo escoger la crema de sol para tu bebé?

Seguidamente te presentamos las principales características que debes buscar en una crema de sol, para garantizar su efectividad:

  • Protección SPF 50+ contra rayos UVA(asociados al daño de la piel a largo plazo) y UVB (los que producen quemaduras).
  • Filtros físicos o minerales: las de filtros químicos (oxibenzona, octocrileno, avobenzona, octisalato), no son recomendables para bebés y niños menores de tres años.
  • Para evitar la irritación de la piel y los ojos del bebé, usa un protector solar que contenga óxido de zinc o dióxido de titanio.

En este sentido, los filtros físicos están compuestos por minerales naturales, como el óxido de titanio, de zinc y de hierro.

Precisamente porque sus ingredientes no producen ningún tipo de reacción alérgica, son ideales para bebés menores de un año. Si no sabes cómo identificarlos, prueba su textura y verás que es totalmente densa, lo que deja una capa blanca en la piel.

  • Resistentes al agua. De todas formas, cuando estés en la playa o piscina repite la aplicación cada dos horas.
  • Hipoalergénicas. No contienen PABA (ácido paraaminobenzoico), una sustancia que puede provocar reacciones alérgicas de la piel.
  • Comprobadas dermatológicamente, para pieles sensibles. Aquí te puedes guiar que tengan la aprobación de la Sociedad de Medicina correspondiente.
  • Fecha de vencimiento.Este dato es esencial para confirmar que el producto aún es eficaz. Además, un protector solar vencido podría provocar daños en la piel de los niños.

Muchas cremas señalan que son indicadas para bebés a partir de 0 meses, pero los pediatras afirman que es preferible evitar la exposición solar de los bebés antes de los seis meses y, por tanto, este tipo de cremas.

Si aun así es inevitable y el bebé va a exponerse al sol usa otro tipo de barreras como sombrillas y ropa adecuada, además busca cremas con las características que acabamos de mencionar.

¿Cómo funciona la crema de sol?

Las cremas solares protegen la piel reflejando y diseminando las radiaciones ultravioletas (UVA y UVB) mediante el Factor de Protección Solar que presente, este factor se reconoce por las siglas FPS en español o SPF en inglés (Sun Protection Factor).

Este factor solar es el valor que indica el tiempo durante el cual el protector solar aumenta la capacidad de defensa natural de la piel y es calculado comparando cómo responden tanto la piel con protección, como la piel sin protección, a la exposición solar.

Por ejemplo, si tu piel se puede quemar en 20 minutos de exposición solar, la crema multiplica esa cifra por el factor en cuestión y puedes buscar un SPF 15 le supondrá una protección 15 veces superior, es decir 300 minutos (5 horas), si es protección SPF 30 mejor.

La relación entre el factor y la protección real aumenta exponencialmente y crece rápidamente hasta el factor treinta, a partir de allí, va creciendo poco a poco.

Debido a lo antes expuesto, se indica que para bebés y niños 0 a 5 años debe utilizarse una protección muy alta SPF 50+. Entre los 6 y 10 años de edad siempre alta (SPF30) o muy alta (SPF 50+).

En este sentido no es necesario un SPF 100 ya que su protección es muy similar al SPF 50, cerca del 98% de efectividad. Ten presente que, ninguna crema de sol protege al 100% la piel.

Cabe destacar que, el factor es una medida aproximada, ya que su efectividad depende de muchos elementos como la hora del día, la época del año y la localización geográfica en la que te encuentres.

¿Cuándo usar crema de sol para bebés?

Dado las características actuales de nuestro entorno, se recomienda que el bebé use crema de solar, cuando vaya a exponerse al sol por mucho tiempo, independientemente del destino, por ejemplo, cada vez que salga al parque, a la montaña, a la piscina o a la playa.

Para ello, debes recordar aplicar la protección alrededor de 20 y 30 minutos antes de la exposición, aplíquelo con frecuencia si va a estar en lugares húmedos.

Consejos sobre las cremas de sol para bebé

Algunas recomendaciones para usar las cremas de sol para bebé son las siguientes:

  • Los niños mayores de 6 meses de edad, siempre deben usar un bloqueador de amplio espectro con un factor de protección solar de por lo menos 30, mejor si es 50.
  • Los menores de 6 meses, no deben exponerse al sol.
  • Prefiera los productos que sean resistentes al agua, así protegerá al menor mientras se baña.
  • Aleje a los niños del sol entre las 10 am y las 2 pm.
  • Asegúrese que el niño tome suficientes líquidos. Ofrézcaselos frecuentemente.
  • Los niños deben usar sombrero, lentes de sol y camisetas (de algodón) para pasear.
  • Tome precauciones adicionales si su menor está tomando medicamentos. Los medicamentos pueden hacer la piel más sensible al sol.

¿Dónde comprar crema de sol y leche solar para bebé?

Para facilitar el método de compra, en nuestra página www.bodaclick.com te ofrecemos crema de sol y leche solar para bebé, para que puedas proteger la piel del bebé, accediendo de una forma rápida y fácil.

0