Aspirador nasal. Sacamocos para bebés

La salud es muy importante y más si se trata de la salud de nuestros bebés. En este sentido, debemos estar muy atentos ante ciertas cosas que puedan surgir. Por lo general, cuando los niños están en sus primeros días de vida, nos cuesta un poco dar con una manera adecuada de liberar sus fosas nasales de algún tipo de mucosidad.

Algunos expertos recomiendan que esto se haga de forma manual, pero también están los que prefieren que usemos algún tipo de herramientas como sería el aspirador nasal. Son mucha las hipótesis que se manejan en cuanto al uso de este aparato, por esto debemos contar con la información necesaria.

¿A qué nos referimos cuando se habla de un aspirador nasal?

En sí, un aspirador nasal es un producto que ha sido diseñado de diversa manera con la finalidad de que se puedan limpiar las fosas nasales. Una de las ventajas que presentan es que ayuda a evitar la obstrucción de las vías respiratorias, por lo que tu bebé podrá respirar de forma adecuada.

Para los padres, también es una gran ventaja, porque permite cumplir con la salud y el bienestar de los niños, sin necesidad de que esta práctica cause algún tipo de daño en el pequeño.

¿Si es fiable el uso de aspiradores nasales? ¿Cómo podría usarse?

Hay investigaciones que sugieren ciertos pros y contras del uso de los aspiradores nasales en los pequeños. Básicamente, en cuanto a los pros se refiere a que el niño podrá tener una buena respiración, al mismo tiempo en el que cada vez que sea necesario, se podrán limpiar las fosas nasales y las vías respiratorias.

En cuanto a los contras, algunos expertos señalan que el uso de este tipo de aparatos pueden generar daños en los bebés, tales como: irritaciones, rupturas, alergias, entre otros. Sin embargo, todo indica que esto depende del bebé como tal.

Para utilizar el aspirador es necesario que sigas estos tres simples pasos:

1. Trata de entretener al bebé con algo que le agrade y lo relaje.

2. Coloca al niño en una posición con las piernas un tanto elevadas y la cabeza bien resguardada.

3. Usas el aspirador, el cual dependiendo del modelo, tendrá indicaciones que debes seguir. Sí es muy importante que este producto lo mantengas con una higiene óptima, ya que así evitas posibles enfermedades.

¿Qué tipos de aspiradores conseguimos?

Los aspiradores son muy variados, pero los más conocidos son los tres que se mencionan a continuación:

Aspiradores nasales eléctricos: Estos corresponden con una tecnología más vanguardista. Una de sus mejores ventajas es que puede trabajar derivado en varias potencias de succión por lo que puedes lograr buenos resultados dependiendo de la situación.

Aspiradores nasales con diseño de pera: Es muy sencillo de usar, ya que solo bastará con que se haga presión para que se comience a recoger la mucosidad que tenga el bebé. Este es uno de los modelos más antiguos.

Aspirador nasal de tubo o cánula: Este también es muy sencillo. Se pretende la succión de aire para que así se pueda comenzar a retirar la mucosidad.