Adaptadores para el baño para bebés

Conforme han pasado los años, hemos podido ver nuevos descubrimientos que nos facilitan mucho nuestra vida y también la de los más pequeños de la casa. Pesando en ellos, hoy en día podemos contar con productos como los adaptadores.

En este caso, contamos con los adaptadores para el baño para bebés. Anteriormente, esto solo se refería a aquellos adaptadores que se usaban para colocarlos sobre la poceta, pero ahora también se cuentan con adaptadores que pueden ayudar a la hora de tomar la ducha de manera tal que el bebé se sienta mucho más cómodo.

¿Realmente es indispensable el adaptador para el baño en el caso de los bebés?

Ciertamente, nuestros pequeños, necesitan ir superando etapas y para poder hacerlo es necesario el apoyo en ciertas herramientas. El adaptador de baños es fundamental para indicar que ya estamos pasando a un siguiente nivel y que es necesario dejar el pañal atrás.

En cuanto a los adaptadores para las pocetas, estos deben ir de acuerdo al tamaño del niño. Recordemos que este es uno de los pasos que más miedo siembra en los pequeños, ya que no sienten mucha seguridad a la hora de hacer sus necesidades fisiológicas.

Así que más allá del uso de los adaptadores es importante que conversemos en un lenguaje sencillo con los niños, además de que podamos conseguir adaptadores que sean llamativos o que tengan algún motivo que llame la atención de los pequeños.

Sin duda, el uso de este tipo de herramientas servirá para que tu niño pueda ir de forma tranquila al baño, pero estos no son los únicos adaptadores que existen, también contamos con adaptadores para la ducha que en un primer momento son colocados sobre las bañeras, esto para ayudarnos a sujetar al bebé mientras lo bañamos y da un toque de relajación.

¿Desde qué momento podemos comenzar con los adaptadores para bebés?

Los pediatras o psicólogos infantiles no determinan un tiempo estipulado en el que podamos saber que nuestro bebé ya está listo para el uso de adaptadores en el baño. Pero sí reconocen la importancia de mostrarles cómo es el uso de la bacinilla y de la poceta. Es recomendable que te fijes en los siguientes aspectos:

  • El bebé ya cuenta con la fortaleza para mantenerse sentadito por unos tres minutos aproximadamente.
  • Sabe avisar en los momentos en los que necesita hacer cualquier necesidad fisiológica.
  • Psicológicamente, acepta de buena manera la posibilidad de ir al baño.

En cuanto a los adaptadores para las duchas, estos siempre deben ser de materiales que no hagan daño al bebé y sí se recomienda su uso dentro de los primeros meses de vida. Esto dará confianza a los padres a la hora de bañar a los niños y también bridará mayor seguridad.

Tanto los adaptadores para ir al baño como los de la ducha deben estar libre de posibilidades de alergias y deben ser desinfectados continuamente para evitar que se dé cualquier tipo de enfermedad dérmica.